Español Catalano Italiano French English
Leyendas de Girona : las moscas de San Narciso

Leyendas de Girona : las moscas de San Narciso

Asociación Informadores Turísticos de Cataluña

TURISME GIRONA - LEYENDAS DE LA CIUDAD DE GIRONA MEDIEVAL -
LAS MOSCAS DE SAN NARCISO

La Historia de los Catalano-Aragonesa relacionada al milagro de las Moscas de San Narciso.

El Rey Catalano-Aragonés, Pedro III llamado el Gran, hijo de Jaime I el Conquistador y Violante de Hungría, en el intento de difundir la corona aragonesa se casó con Constanza de Hohenstaufen, hija de Manfredo I de Sicilia, nieto del emperador Federico II de Svevia, ocupó parte de Sicilia con los Almogàvares, episodio de los Visperas Sicilianas, y en seguida, el resto de la isla determinando una separacion del Reino de Sicilia, referente a la parte continental quedó en manos de Carlos I de Anjou. Nombró, en el 1282, a Roger de Lauria jefe de la flota y a Juan De Procida Gran Canciller de Sicilia. El almirante Roger de Lauria derrotó la flota francesa en la Batalla de Formigues, homónimas islas cerca de Palamos. Pedro III el Gran, a causa de su intervención en Sicilia fue excomulgado. En el 1284 derrotó a la armada de Carlos I de Anjou y a su sobrino Felipe III de Francia, Felipe el Atrevido, que estaba casado con Isabel de Aragón, hermana de Pedro III. Felipe en consecuencia del ataque de Girona dónde se dice que habia ocurrido el famoso "MILAGRO DE LAS MOSCAS DE SAN NARCISO" murió poco después en la frontera francesa, hoy El Pertús, el 5 de octubre de 1285 en la batalla de Coll de Panissars.

Los artífices ocultos fueron los Pontífices, Papa Clemente IV y Papa Martin IV. Clemente siguió las huellas de Gregorio IX que excomulgó los Hohenstaufen o mejor el Emperador Federico II porque no agradeció que parte de Italia cayera en manos de los germanos.

LA LEYENDA DE LAS MOSCAS DE SAN NARCISO. (Fiesta del Patrón de Girona 29 de octubre)

Como sabemos, la calle Augusta, construida por el Emperador Augusto, pasa dentro de Girona y por esto la ciudad siempre ha sido envidiada por motivos políticos y militares. Relacionado a todo lo anterior sobre Felipe el Atrevido este atacó Girona con un poderoso ejército legitimado por el Papa Martino IV. Entre el 26 de junio y el 7 de septiembre de 1285 las tropas de Pedro III el Gran, defendieron Girona pero al final los franceses se conformaron con atacar y destruir los barrios fuera de la muralla, precisamente la Iglesia de San Félix que contenía el sepulcro de San Narciso.

El sepulcro, bien cerrado con una losa pesada, fue profanado y los restos del santo, fueron esparcidos. Parece que un carpintero testigo del hecho, recompuso el cuerpo poniéndolo en una caja y vio que del sepulcro, salian enjambres de moscas muy virulentas que provenían de no se sabe dónde ni como. Estas moscas, grandes como bellotas y de color verde - azul con un aguijón nunca visto, se dirigian hacia los franceses que mientras tanto conquistaban la ciudad y pasando sobre las murallas se tiraron como lobos entre las tropas hostiles. Atacaron Caballos y soldados matando a muchos de ellos, cosa que les obligó a una apresurada retirada. Como se dice anteriormente el ejercito militar francés acabó míseramente en la batalla del Panissars donde su rey Felipe III también pereció en ella.

Este milagro parece que se repite en el año 1653 cuando la ciudad fue asediada por las tropas del general Pléssis Bellière. En esta ocasión, los gerundenses llevaban el sepulcro de San Narciso sobre la muralla, de dónde vieron salir enjambres de moscas que atacaron a la caballería francesa matando hombres y caballos.

En el 1684, cuando el mariscal Bellefonds, atacó Girona, los testigos hicieron verbalizar de como habian visto en la mano del Santo a una mosca verde, alargada y delgada. Para finalizar, un nuevo episodio en el 1710. Y en el 1809 cuando las tropas de Girona capitaneadas por Alvarez de Castro, cuya tumba esta situada en la iglesia de San Feliu o San Félix, capitularon frente a aquellas napoleónicas, esta vez no sucedió ningún milagro. Sin contar que los restos del Santo fueron quemados y/o extraviados en el río durante la guerra civil. Hoy en Girona el sarcófago está vacío. (ver vida de San Narciso)